Mito 3: no es necesario trabajar mucho