Por qué necesitas seguir invirtiendo en tí mismo y en tu negocio